Nuevo regulador del juego en Curazao para reforzar el control

En busca de ayuda financiera para el rescate de la economía de la isla, el gobierno de Curazao promete reformar el sector del juego. Según el acuerdo con las autoridades holandesas, Curazao tendrá que reformar la industria de juegos de azar online y reforzar el control sobre el sector.

La isla de Curazao ha negociado un calendario para la introducción de su propio regulador de juegos de azar en marzo de 2021. El acuerdo se ha alcanzado con el gobierno holandés, ya que Curazao es formalmente parte del Caribe holandés y se presenta como una negociación más amplia para impulsar la economía local con paquetes de rescate financiero del continente.

Desde que empezó la pandemia del COVID-19, Curazao se ha visto privado de gran parte de sus ingresos turísticos, lo que ha obligado al gobierno local a buscar ayuda de su contraparte continental. Las autoridades holandesas acordaron el rescate financiero para Curazao y ya lo han transferido en dos cuotas desde abril, hasta finales del 2020 se prevé la tercera transferencia. Sin embargo, para poder contar con el apoyo, Curazao tendrá que someterse a una reestructuración que requiere que revise sus medidas administrativas y económicas, sobre todo en el sector del juego online que hoy en día se vuelve cada vez más descontrolado.

Nuevo regulador del juego para reforzar el control de la industria

Se espera que la economía se contraiga en un 30% y dependerá del pacto Landspakket para su recuperación a corto plazo. Sin embargo, el rescate está vinculado a reformas en el sector del juego. La ayuda financiera también describe un plan detallado para revisar el marco legal actual y crear un nuevo órgano regulador de juegos de azar que comenzará a funcionar en marzo 2021.

Curazao ha servido como base de operaciones para muchas casas de apuestas y casinos, algunos conocidos por numerosos fraudes e irregularidades con respecto al jugador. Una vez que se establezca el regulador, tendrá tiempo hasta septiembre de 2021 para hacer cumplir la responsabilidad de los operadores de licencias. No obstante, esto puede resultar difícil a primera vista, ya que la mayoría de los operadores con licencia de Curazao de hecho no tienen licencia ni permiso legal para ofrecer productos a ciertas jurisdicciones.

Sin embargo, las medidas descritas en el paquete financiero especifican que todos los operadores con licencias de Curazao deberán cumplir con las leyes y regulaciones de las jurisdicciones en las que operan. Desde hace años Curazao tiene fama de ser un sitio para registrar negocios de juegos de azar en vez de hacerlos cumplir con los estándares de la industria en materia de la protección del jugador.

Curazao, que hasta ahora tenía un enfoque en otorgar derechos de licencia y recaudar impuestos, ahora tendrá que introducir y desarrollar mecanismos que soliciten contribuciones de las empresas registradas. Las ramificaciones para el sector de los juegos de azar pueden ser enormes, ya que muchas empresas que han optado por registrarse en Curazao lo hacen para el escrutinio regulatorio algo laxo en la forma en que manejan sus asuntos cotidianos.

En el futuro, la Junta de Control de Juegos de Curazao (Curacao Gaming Control Board, GCB) podrá convertirse en órgano regulador de la industria del juego en línea. El regulador tendrá que hacer cumplir con las medidas más estrictas de protección al jugador, controlar el blanqueo de capitales, así como concentrarse en prevenir la filtración de fondos a organizaciones terroristas.

Curazao se considera en gran medida una de las pocas jurisdicciones restantes donde las condiciones de obtener licencia para el sector de los casinos en línea han sido poco exigentes y poco transparentes. Se espera que la creación de un nuevo regulador permitirá reestablecer el control en el sector, hacer a los operadores cumplir con las normativas de protección del jugador y prevención de fraudes.